El grafiti es de la calle, para la calle

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Andres Aguilera Galvez final

“Mi vida cambió mucho cuando me sumergí en el graffiti”, confesó Andrés Aguilera Galvéz.

El arte de Andrés Aguilera Galvéz es original, arriesgado y él lo hace con mucho sentido. Este grafitero cree que la calle es un lienzo natural para que todos nos expresemos.

Es egresado de Comunicación y Lenguajes Audiovisuales de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Medellín y se especializó en Pedagogía y Docencia.

En entrevista para Revista PAPEL habló de su arte.

¿En qué momento comenzó a desarrollarse su interés, su inclinación obsesiva por el grafiti?

Principalmente cuando veo que muchos espacios de la ciudad están invadidos de publicidades, de información que muchas veces no nos interesa, pero que está ahí, saturándonos, por esto empecé, como por recuperar espacios que son de todos.

¿Qué considera usted es y ha de ser el grafiti en su proyecto estético y crítico?

Para mí siempre será como algo muy personal, son como búsquedas principalmente de mi disfrute, pero también que ese disfrute esté sustentado bajo unos parámetros estéticos claros, y que todo lo que yo haga no solamente sea agradable para mí, sino que la gente disfrute de él.

¿Qué busca usted desarrollar para sí mismo como artista involucrado e inmerso en este mundo del grafiti?

Primero que todo, explorar ese gran formato que ofrece el grafiti, generar espacios y llegar como a esos lugares que nadie más llega, es decir, pintar donde nadie más haya pintado, y alcanzar esas metas que yo mismo me pongo, como regar mi nombre lo mas que pueda, o hacer piezas muy grandes y elaboradas.

Con el grafiti se interviene la ciudad, se muestra, se exhibe: ¿Cuál es la ciudad que usted busca mostrar en esa intervención y por qué?

Una ciudad libre, una ciudad que a pesar de que está caliente por donde se vea, que hay muchas injusticias, está llena de color, de formas, de expresiones, que hacen que la gente por lo menos vea que hay personas ocultas que tratan de darle vida a seres mágicos, o que logran alcanzar las alturas y hacen pensar a la gente en como hizo para llegar allá.

Personalmente a mí me gusta que la gente vea que esta ciudad es muy gris y apagada, y que cuando vean un muro gris, cuadrado sin forma y que en la mitad tiene unas letras llenas de color, piensen que en realidad ese conductismo en el que estamos inmersos es muy teso y que hay que abrir los ojos y hacer cosas que socialmente no están aceptadas.

A mí me parece increíble que en esta ciudad se gaste más plata para tapar grafitis de un puente que para la seguridad social, no me cabe en la cabeza que se inviertan $20 millones en una valla de una mujer en ropa intima en la autopista habiendo tanta gente durmiendo en la calle, por esto muchas veces ataco ese tipo de lugares, para que la gente vea que Medellín no es tan innovadora como lo hacen ver, para mí los colores que imprimo se desmoronan con esta ciudad.

¿De qué manera halla el espacio que le atrae, le imanta y desde cual puede irradiar su proyecto y darle proyección crítica, severa y drástica?

Mi vida cambió mucho cuando me sumergí en el grafiti, esto es porque por donde paso siempre voy buscando “spots” que son esos lugares posibles para pintar, y es como ese planear si los lugares son ilegales como vallas, muros de fabricas, rejas de locales abandonados, es como mirar en qué momento pintar, con qué clase de pintura, a qué horas y es como planear esa “misión”. Si el lugar es legal, es decir, que son esos lugares en donde hay un permiso, ya se planea la base para el fondo y se planea algo mucho más elaborado y con posibles colaboraciones de otros artistas.

¿Podría indicarnos dos o tres funciones estéticas que le permitan y en las cuáles usted apoya y realiza su arte del grafiti o si es que el grafitero por sí, no tiene consideraciones estéticas?

El grafiti no solo es arte callejero o intervención urbana, el grafiti debe tener unos fundamentos muy claros, sobre todo en las letras, porque no solo es escribir cualquier mamarracho, las letras deben tener un inicio y un final, deben tener personalidad, que las dimensiones que las hacen ver en 2D deben estar ubicadas en los lugares correctos. Que los colores combinen, que la línea sea definida y que el relleno este bien hecho, que el fondo resalte lo que se hizo.

Cuando uno hace “caracteres” o muñecos hay que tener muy claro las proporciones, esos cánones de ubicación de los ojos, las orejas, en realidad hacer grafiti y street art es complicado

¿Qué consideración le merece a usted un grafitero como Banksy y por qué, y además cómo se relaciona o no con lo que usted hace?

Para mi Banksy es un referente muy importante, debido a que Banksy interviene espacios con mensajes políticos, sociales y de mucha índole, que buscan concientizar y hacer pensar a las personas que lo ven.

A modo personal no comparto muchas veces las cosas que hace Bansky, pero es como un pensar que se une con muchos grafiteros respecto a los que hacen “arte callejero”, debido a que para nosotros si pintaste en un spot, ese lugar se convierte en tuyo, porque gastaste tiempo, pintura y muchas veces te arriesgaste para llegar a ese lugar, y muchas veces llega un artista de estos y lo pinta con el pretexto de que está renovando espacios, y que lo de él es mejor, y en realidad a pesar de que el arte en la calle es efímero, si un grafiti está ahí desde hace mucho es porque merece estar ahí y no ser tapado por otra persona.

Otra cosa que no comparto de Banksy es que él inició su trabajo como una intervención crítica de la ciudad, pero llegó a ser un medio económico, está bien que uno pinte por encargo no sé un Pokemón o un bodegón, está bien porque de todas maneras uno es un artista, pero no comparto que uno venda el grafiti, porque el grafiti es de la calle, para la calle.

¿Hay grafiteros que hacen su tarea solitarios y no siempre en grupos de grafiteros, por qué? ¿Usted y su tarea en cuál de los dos se o la inscribe e instala?

Sí, en realidad casi todos los grafiteros tienen grupos o crews en donde planean pintar, y se acompañan, yo en realidad prefiero pintar solo, es más arriesgado cuando se pinta de noche, pero siento que es más cercano a mi búsqueda personal, sobre todo cuando pinto ilegal, pero muchas veces me invitan a pintar con varias crews, que a pesar de que no pertenezco a ellas, ellos ven que lo que hago puede aportar a lo que quieren lograr, entonces en esos casos pinto con más personas.

¿Qué relevancia y trascendencia tiene hoy en el mundo el arte del grafiti y cuáles son sus nuevas temperaturas?

En realidad, en este momento el grafiti está muy de moda, las grandes empresas están usando esta subcultura para vender más, lo cual está mal por lo que dije la anteriormente, el grafiti es de la calle, para la calle y muchas veces estas empresas se lucran con él y no reconocen a los artistas porque como es algo ilegal y clandestino no se puede tomar directa autoría.

Por otro lado, en la ciudad el grafiti desde hace un año ha estallado de una manera nunca antes pensada, han surgido nuevos escritores que, aunque muchos no son tan buenos y dejaran de pintar pronto, la gran mayoría son muy innovadores y arriesgados, hace años uno veía la ciudad impecable, ahora uno ve pintados puentes, camiones, vallas, rejas, postes, segundos pisos, en fin, la ciudad está tomando muchos colores, formas, y para complementar, a la gente, casi toda esta contenta con muchas de las intervenciones que se hacen.

Compartir artículo

También podría interesarte

Literatura

Gonzalo Arango, hablan los autores

En la conmemoración de los 90 años del nacimiento de Gonzalo Arango (este lunes 18 de enero de 2021), tres entrevistas a tres autores que

Deja una respuesta