Los relatos de la humanidad que aprende de las multiplicidades

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
social-media-5717067_1920

Una explicación de la transmedia y cómo se comunica la nueva humanidad, bajo la mirada de dos expertos.

Algo de lo que hoy se habla acerca de cómo se comunica la nueva humanidad es que la evolución de las formas de transmisión de la información ha provocado que el espectador deje de ser un ente pasivo y se convierta en un receptor activo. Así, las personas ahora no solo eligen ser receptores o no de esa historia o relato, sino que también tienen el control de elegir hasta qué nivel implicarse. De esta forma, el espectador se ha convertido en protagonista, y sin su participación la historia no podrá ser contada.

Aquellos relatos en los que la historia se despliega a través de múltiples medios y plataformas de comunicación, eso es la transmedia storytelling, llamada la comunicación de la nueva humanidad porque corresponde a las otras formas de contar y de expandir la comunicación en términos, no solo de los medios digitales o de los nuevos medios, que ya no son tan nuevos, si hablamos de las redes sociales y todas las tecnologías de la información, sino de hacerlo también de manera interconectada con los medios tradicionales y análogos; de tal manera, que se permite contar historias de forma amplia pero fragmentada, que más que generar inmersión propician el contacto con la vida cotidiana de las personas, y que al mismo tiempo permiten que estas puedan intervenir en la comunicación y se conviertan en actores ya no pasivos, que solo reciben la información, sino activos que cocrean en el proceso narrativo, y que hacen parte de la construcción de las historias y de los relatos de la contemporaneidad.

El concepto de transmedia storytelling es una significación que posicionó el profesor Henry Jenkins, cuando en una publicación del MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts), en los años 90, empezó a hablar de las narrativas de este tipo y a teorizarlas.

Con el paso de los años, y el auge acelerado de la internet y las redes sociales, “el concepto de las nuevas narrativas transmedia fue adquiriendo un papel cada vez más relevante, convirtiéndose en un punto de inflexión, a partir del cual la comunicación de este tipo fue tomada como una nueva forma de contar historias y que es nativa a los contenidos digitales en internet”, relató Juan José Cadavid Ochoa, doctor en humanidades, especialista en intervención creativa y director de la Escuela de Pensamiento Creativo de la Colegiatura.

Por su parte, Perla Toro Castaño, responsable del área digital de Comfama. Periodista, especialista en artes mediales y magíster en estudios socioespaciales, indicó que “incluso, cuando hace varios años atrás se hablaba de transmedia, eso sonaba a un tema completamente novedoso, en el que se construían historias a través de diferentes dispositivos, pantallas y canales que, de alguna forma, superaban lo digital y podían trascender a los espacios reales o físicos. Se pueden mencionar, entre otros, prendas de vestir como las camisetas y objetos como un anillo o una varita mágica”.

Por tanto, esto que empezó siendo un tema muy novedoso, y que al inicio estaba muy ligado a la industria del entretenimiento, lo cual fue variando, más adelante se convirtió en una forma de consumo para todos nosotros, y de ahí se sucedió que hoy la humanidad no sea lineal en su narración, sino que se haya convertido, tal vez, más rizomática o que aprende de las multiplicidades.

Narrativa de la nueva humanidad

Esta nueva humanidad, por llamarla así, entiende un mensaje que, desde el punto de vista de lo teórico, hace referencia al contenido líquido y entiende un mensaje que puede viajar por muchos universos y por muchas plataformas.

Precisamente, ese es el cambio más profundo que se ha dado en nuestros tiempos, consideró Toro Castaño, y el mismo ha traído algunas implicaciones, como que el tiempo, por ejemplo, se hizo más atómico, un poco más pequeño, y de ahí un concepto muy interesante que ha surgido en esta llamada nueva humanidad, y es que las personas ahora se informan en las llamadas burbujas de ocio, un concepto que ha trabajado, por ejemplo, Paolo Mancini y Roberto Igarza.

Las burbujas de ocio han indicado que la humanidad renunció al prime time, y ya se informa en los momentos en los que jamás se pensó que nos íbamos a informar. Por ejemplo, una burbuja de ocio es cuando las personas están desayunando y miran el teléfono para informarse.

Para Cadavid Ochoa, ese cambio del que se habla hizo más democrática la construcción de historias y de relatos en estas nuevas sociedades en red. Algo de lo que muchos creen y que no es tan cierto, es que dichos nuevos relatos o narrativas están ligados a los desarrollos tecnológicos que se han dado en el sistema comunicativo y necesariamente no es así porque ellos surgen de distintas formas, a veces en una obra literaria o en la experiencia cotidiana o de una necesidad comercial, corporativa, organizacional, periodística, la verdad es que surgen de distintas maneras con diferentes fuentes y la forma en que empiezan a circular es la que permite que se apropien de una manera distinta a los medios tecnológicos.

Storytelling es una expresión de la lengua inglesa. “Story” significa historia y “telling”, contar. Storytelling es mucho más que una narrativa, es el arte de contar historias usando técnicas para transmitir un mensaje de forma inolvidable.

Concepto de espacio expandido

Asimismo, el espacio también se volvió rizomático y se expandió para la nueva humanidad. Consideró Perla Toro que gracias a hoy en día no se necesita tener información en un solo formato, se pueden tener “n” cantidad de formatos para lograr transitar un mensaje, y eso nos ha llevado a que muchas más personas hayan democratizado los mensajes, “que cada quien tenga sus propios medios y que incluso haya discusiones tan potentes como que si las marcas son medios de comunicación o qué es un medio de comunicación hoy en día”.

Así, esta nueva humanidad se enfrenta a retos cada vez más a partir de un espacio o escenario en constante transformación.

Pero también hay otros principios importantes del storytelling a considerar, por ejemplo, la extrabilidad, que indica aquella capacidad de las personas para sustraer diversos objetos, vestimentas, frases o conceptos para aplicarlos a la vida real, según las propias palabras de Henry Jenkins.
De los primeros ejemplos sobre la transmedia fueron los filmes de La Guerra de las Galaxias o Star Wars y Matrix, y de la historia más cercana están los universos que se construyeron desde las producciones de Harry Potter, pero también están creaciones más cortas y por capítulos como los de Pokemón o He-Man. “Todas esas se trataron de narrativas que nacieron en un formato en particular y que se fueron expandiendo a otros universos”, explicó la responsable del área digital de Comfama.

Más concretamente, en el caso de Harry Potter, empiezan siendo unos libros, los cuales van transitando a la creación cinematográfica, del cine se desprende incluso un parque de diversiones y hay obras de teatro.

Es decir, “cuando yo por ejemplo saco en una camiseta o en un disco ese mensaje que quiero introducir, el cual, de alguna forma, conserva aún el mensaje esencial de esta narrativa, que en este caso es la historia de un niño mago, del que sus padres mueren, y que se enfrenta toda su vida a un mago perverso que es Voldemort, y eso no cambia en ninguna de las otras narrativas, es como su esencia”, referenció Toro Castañeda.

¿Siempre hemos sido transmedia?

Quizá la transformación más grande para la comunicación de esta nueva humanidad es que la industria del entretenimiento sigue siendo la gran reina de este tema. No obstante, otros escenarios han empezado a apropiarse de ese transmedia storytelling o por lo menos a teorizarlo, porque está claro: esto ya existía antes de que Jenkins usara la palabra.

De esta forma, es válido asegurar que los medios de comunicación siempre han sido transmedia en sus procesos, y la información y la actualidad, de alguna forma siempre storytelling; aunque lo que ahora irrumpió en el panorama es que ya los medios han empezado a mirarlos como una opción válida, y ya cada vez tenemos más proyectos transmedia, e incluso hay casos en los que la realidad y la ficción se han ido mezclando.

Un ejemplo más local a mencionar, es el caso de la serie acerca de Pablo Escobar de Caracol TV, producción que fue acompañada por el periódico El Espectador en toda su narrativa. “Este medio tenía a su vez un sitio, que ya no era ficcional sino real, con todas las atrocidades que cometió el capo, y de repente Caracol TV también tenía una serie de documentales más vinculados con la realidad y así construyeron un universo transmedia en el que había claramente una realidad y una ficción inspirada en la realidad”, precisó la experta.

Sin embargo, se debe tener en cuenta que el cambio de las nuevas narrativas empezó a darse solo en la medida en que las personas empezaron a sumir eso y se salieron del entretenimiento; fue de esta forma como el transmedia llegó al periodismo, pero también llegó a las organizaciones, las cuales empezaron a tener proyectos que abordan todos estos escenarios que antes se han mencionado.

“De ahí que otro aspecto en el que también ha ido evolucionando la transmedia es en el del activismo; hemos visto como la protesta social y las luchas por un fin social también empezaron a contemplarse desde escenarios transmedia, que superan la calle, y que el mensaje ya transita hacia otros escenarios de debate y de conversación”, finalizó Perla Toro Castaño.

El desafío es contar buenas historias y que ese contenido aborde una perspectiva única.

La necesidad del estudio

Entendida qué es y cómo se da la comunicación de la nueva humanidad, es importante hacer énfasis en que uno de sus mayores retos está en el hacer. Si bien se percibe que en general la mayoría de las personas ya entienden un poco de lo qué es la comunicación transmedia, la inflexión está en que en general el hacer y ejecutar proyectos transmedia sigue siendo algo difícil.

De esta forma, esa nueva humanidad de la que tanto se ha hablado, debe poder llegar a la concreción, para saber cómo controlar ese mensaje y a su vez cómo difundirlo. Y es de aclarar, no solo se trata de cómo hacer una producción de este tipo sino además de cómo hacer que movilice a las audiencias, cómo hacer de verdad que el usuario se haga participe de ellas y que de alguna forma las transforme, ese es el reto más grande. También, se destaca que el término sigue siendo muy acuñado a la ficción, y ahí hay otro de los principales desafíos, en el transmedia de no ficción, los cuales superen incluso al periodismo mismo.

En tal medida, se destaca la apertura del nuevo programa profesional de la Colegiatura, “Comunicación en Narrativas Transmedia”, el primer pregrado en Colombia en su denominación, construido para aportar a las necesidades e intereses de formación de las nuevas generaciones en esta temática.

Esta carrera tiene el propósito de trascender la manera de comunicación en la nueva humanidad, proponiendo desde procesos creativos, la generación de estrategias para el desarrollo de nuevas maneras de interacción que permitan establecer relaciones a través de historias y experiencias en diferentes formatos.

Compartir artículo

También podría interesarte

Deja una respuesta