Todos somos un collage

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Foto-9 (1) (1)

Abraxas Aguilar es una de las artistas que escribe la historia del Centro de Medellín, ganadora del Guinness Récord al Museo del Collage más grande del mundo.

*Estefanía Aguirre Giraldo 

Estudiante de Periodismo

Universidad de Antioquia

Mira hacia arriba, hacia el árbol grande y frondoso que está frente del Teatro Pablo Tobón Uribe, lo señala para que quien la acompaña logre ver lo que ella observa. Lleva una chaqueta negra, ya no llueve, pero hace frío y las nubes siguen grises, como con ganas de soltar otro aguacero. Su cabello es de color rojo tirando a cobre y debajo de su abrigo se deja ver una camisa de color mostaza con rayas delgadas negras, un leggis negro con letras blancas en los lados y unos botas oscuras. Ella está enfocada en lograr que su compañera vea el pájaro Ibis que está en la copa del árbol, mientras quienes pasan se les queda viendo, al árbol y a ella. 

***

-¿Cómo se llama?

-Abraxas

-¿Qué significa?

-Mi niña  vea, busque en Google y lea que dice. 

 Abraxas: Deidad que representa el encuentro entre el bien y el mal. Es fuego sagrado donde el hombre y la mujer se funden al igual que la vida con la muerte.  

-Y que ¿por qué?  

-Pues porque cuando leí el Demian de Hermann Hesse y encontré este nombre, me gustó, me identifiqué… Me encontré.  

Medellín también tiene su Abraxas y vive en el centro, más exactamente en Villa Nueva, en una casa vieja donde creó el museo galería  de collage más grande del mundo certificado por los Guinnes Records. Aquella persona que anda con su libreta siempre en la mano y camina por Junín, la Playa y el parque Bolívar, la que causa curiosidad y hace retener miradas, se ha encargado de cubrir las paredes de su casa con imágenes, una encima de la otra. Arriba, abajo, al lado de la otra.

Recortes  de revistas, libros y fotos van desde el inicio hasta el final de las paredes, en las cuales se pueden encontrar todo tipo de imágenes: rostros, cuerpos desnudos, semi desnudos, vestidos, deidades, paisajes, objetos, frases, comida, animales. No hay límite. Uno de los propósitos de Abraxas es lograr que su museo galería sea el banco de imágenes más grande del mundo. Pero no sólo es collage, los espejos y los animales también hacen presencia. 

-¿Le gustan los espejos, Abraxas?   

-Sí, hacen parte del happening, todo esto es happening y collage, mire para arriba y para abajo. ¿Si logra verse aquí y allá? Los espejos son un juego de la realidad. Vea mi niña usted está ahí y allá pero también está aquí.  

Fotos de Sergio González @fotosdechecho.

De repente aparece un gato. “Ellos también hacen parte del happening”, dice. Le gustan los animales, pues tiene tres gatos que la acompañan al igual que algunas arañas de plástico, un ternero disecado, huevos de gallina falsos que al pasar por ellos se le escapa un “¿Qué huevonada no?” Junto a una risita pícara. 

En una de las paredes de la entrada reposan dos cartones que certifican que es Récord Guinness en el libro y museo galería de collage más grande del mundo,  los muestra con un orgullo, que luego se vuelve melancolía, lo mismo pasa con  el libro que le dio el Récord, este  mide 2.05 mts. de la largo por 1.05 mts. de ancho, cuando está cerrado y cuando está abierto 4.10 mts. de largo por 1.05 mts. de ancho, pesa 350 kilos. Es de color café y en su portada dice en letras amarillas “El libro más grande del mundo, Arte Collage”. Abraxas  denuncia que aquí esos cartones  y logros no importan, que para el gobierno no vale nada. Abraxas mira los certificados  y momento después sigue su camino. 

En el recorrido nos encontramos con un collage tamaño humano, es su cara en el cuerpo de Jorge Hernán Betancur Aguilar cuando era seminarista, está vestido con un hábito. Dejó de llamarse así en 2005.

-¿Cómo fue su época en el seminario?

-Fui muy activo, hacía ejercicio, practicaba fútbol, era teatrero. Ahí hice mi primer papel de mujer a los 16 años. Hubo una monja que me ayudó mucho, Sor Teresa, me asesoró para imprimir el carácter femenino, porque yo era muy macho, practicaba mucho deporte. Y aunque no estaba prohibido la representación de la mujer por los seminaristas, a partir de ahí lo censuraron y después de esa obra ya me decían marica por el papel que había representado.

-¿Por eso se retiró?

-No, ya la pelea es porque la tesis mía de filosofía no fue aceptada, el obispo dijo: no le acepto esa tesis. Porque la pregunta que planteaba  era… ¿Puedo dudar filosóficamente del pecado original? Porque es que Dios se experimenta a través  de cada criatura, el que peca es él no yo, yo no soy libre, entonces yo negaba el libre albedrío, porque yo no escogí  ni a mi padre ni a mi madre, ni a mí cuerpo y ellos ya me marcaron. La genética me había marcado. 

Para ella, aunque nació con cromosomas XY y en su cuerpo la Y es fuerte, considera que desde el constructo mental, del género, no. Abraxas siempre disfrutó lo que se cree lo feminino, vestidos, maquillaje y esas cosas, pero oculta y así lo mantuvo por 19 años en los que, según ella, se disfrazaba de abogado y de profesor hasta que decidió responderle a lo que sentía era su género. 

-Primero el travesti, entonces empiezo a transformarme con el vestir, la transformación cultural del vestido, luego a transformar las formas y ahí empiezan los comentarios… ah es que ya tiene senos y todas esas güevonadas. Y ahí viene el periodismo con la prensa amarillista, pero a mí no me importa, como yo no tengo misterios entonces que digan lo quieran. Claro y de uno que hablen o no hablen, mejor que hablen, porque al fin y al cabo el recuerdo es un instante fugaz y el olvido es eterno. ¿Y por qué  se hacían y se hacen  comentarios  amarillistas? Porque estoy rompiendo paradigmas, pero desde que no afecta a nadie, no importa.

Abraxas considera que aquella presentación de mujer en la obra teatral del colegio despertó el trans género que llevaba adentro y que si bien antes lo había percibido  un poco, no lo entendía.

-Es decir, eso apenas lo está entendiendo la gente ahora y es algo muy complejo porque hay construcción  tradicional y cultural pero el transgenerismo es la adecuación del gen dominante invocando su cuerpo. Yo tengo alma de mujer, quiero saborear lo femenino, mujer-femenino ó femenino-mujer, es decir, la mujer es transssss, es transssformante de su cuerpo, de su química femenina por una genética de forma femenina  de acuerdo a los constructos culturales.  

Ella camina delante de mí y me invita a mirar con detenimiento cada pieza de su casa. Pasamos por su baño lleno de discos, imágenes de mujeres, frases, espejos y la cabeza tamaño humano de una muñeca Barbie.

La oficina aparte de estar llena de su arte, también tiene libros, documentos y su diploma  de Derecho de la universidad Autónoma Latinoamericana pegado a la pared. Abraxas fue estudiante y profesor en esta universidad. Actualmente se dedica, a parte de su galería, a dar asesorías jurídicas. Sin embargo, en un pasado estuvo también vinculada a la política, fue concejal de Medellín en 1970, candidato a la alcaldía de esta ciudad para 1992-1994, candidato a la presidencia de Colombia en 1998 y líder de ASOMA (Asociación de motociclista de Antioquia). 

En las paredes de su cocina, las láminas son diferentes, frutas y verduras son las protagonistas. En su mesón hay comida, uno que otro plato sucio y revistas , Abraxas expresa que  el caos es parte del collage.

Pasamos a su patio y es tan psicodélico como todo el  Museo Galería. Los espejos se toman las paredes, dan la impresión de ser más grande. Las enredaderas se trepan por los muros y los árboles crean sombras. Es la única parte de la casa que descansa del collage de papel, pero sin perder la esencia de la diversidad en objetos, hay maniquíes, discos, mesas, sillas y hasta un mini escenario.

-¿Cómo nació el Collage en su vida? 

-Hace 28 años y espontáneamente, todo se fue dando. ¿Será que botó esta imagen? No, yo la necesito. Me podría servir para organizar esta con esta y así empecé a maquillar las paredes de mi casa con el Collage, y ahí también me empezaron a llamar loco. 

Loco y raro, ya lo habían nombrado así y con otros sinónimos  anteriormente por su forma de ser, de vestir, de pensar, de sentir.  En especial en su profesión, dice que ha recibido burlas y bullying por funcionarios judiciales y que en este ámbito el respeto y la suerte es poca. 

Abraxas tiene por toda la casa su material para hacer collage.  En las mesas, las sillas, los cajones y en las esquinas aguardan las revistas a ser elegidas para luego empezar el proceso: recortar, jugar con otras fotos o láminas, pegar  y así capa por capa hasta finalizar,  como ha hecho con los cuadros de collage que cuelgan sobre paredes también llenas de imágenes en las que se ve paisajes, actores, políticos y mezclas como la virgen Maria con actrices porno. 

Abraxas, la que es artista collage,  abogada, ganadora de Guinness World Records,  trans, la que la gente mira cuando pasa y deja inquietudes y curiosidades toma Club-ron, cerveza Club Colombia con ron en un mismo vaso, juega la loteria, leer el tarot egipcio y se ha encargado de cubrir su morada con  imágenes. Abraxas es un montón de velos, de misterios, de historias que la cubren como las capas de collage a su casa. 

El velo del desconocimiento nos cubre, o más bien sería en plural, los velos.  No sabemos quién es el otro hasta que la palabra hace su función y nos permite, poco a poco, ver. Diariamente nos topamos con personas en la calle sin saber sus nombres, pasado, gustos, dolores, triunfos. Sin embargo, la mayoría de las veces la curiosidad pasa derecho y no se le escapa ni siquiera una pregunta fugaz de quién es el otro. Hasta que algo en particular  nos hace alzar la mirada y nos retiene, un color de pelo, un movimiento, un vestir,  un contraste. Algo que se destaca ante la banalidad.

Abraxas se eleva entre esa banalidad de lo que no se percibe, las miradas van hacia ella cuando pasa y la curiosidad queda en el aire. Todo en ella llama: su porte, su caminar , su vestir. Y cuando empiezan a caer los velos todo en ella se recuerda: su nombre, su hablar,  su pasado, su qué hacer, su vida. 

-Abraxas, ¿Se ve reflejado en el Collage? 

-El universo  se ve reflejado en el Collage.  Todos somos un Collage.

Compartir artículo

También podría interesarte

Literatura

El último libro de Félix Ángel

El curador y crítico de arte Miguel González analiza la última novela del autor antioqueño Félix Ángel, titulada Tantas vidas, Miguel.

Arte y Crítica

Antonio Caro no existió nunca

El crítico de arte y escritor antioqueño, Darío Ruíz Gómez, presenta una aguda crítica sobre el trabajo del artista conceptual colombiano Antonio Caro, fallecido recientemente.

Deja una respuesta