Tres veces te engañé: una mirada al III Encuentro de Artistas Grabadores

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
WhatsApp Image 2022-06-21 at 5.56.43 PM

Así fue el III Encuentro de Artistas Grabadores, este 2022 en Medellín. “Un evento de ciudad debe ser, sin duda, una excusa para que las personas se unan a través de una práctica común. ¡Que honor que en Medellín la gente se encuentre con un oficio tan bello, histórico y potente como el grabado!”.

A veces, solo a veces, en Medellín no apoyan las ideas si no son propias. Cuesta, sobre todo en el sector de la cultura, aceptar que la idea del otro es buena. Así, muchos empresarios y “dirigentes” se niegan a creer, a apoyar por primera vez, son esclavos de la frase “ver para creer”. Y responden: “quizás en otra oportunidad”.

Esa política paisa de poner en duda, de los negocios o los proyectos se extiende a la exposición del otro, el libro del otro, la película del otro, la canción del otro o la puesta en escena del otro… La he visto en cada subsector y la considero una mala práctica, porque no solo le resta a quien tiene la idea, sino a todos los que podrían compartirla y beneficiarse. 

Solo basta con mirar cómo, desde las diferencias, se construyeron apuestas sólidas en otras ciudades. Se puede usted encontrar con éxitos como el de Artbo en Bogotá o con que existe también en la capital una Mesa de Festivales, que articula (de alguna manera) Rock al Parque con Estéreo Picnic. El Carnaval de Barranquilla, por ejemplo, une a todas las clases sociales, a todas las ideas culturales y artísticas de la arenosa, lo mismo pasa con su Festival de las Artes.

Recuerdo que cuando el maestro Pablo Montoya luchaba por reseñar su libro ganador del Rómulo Gallegos en los medios, Tríptico de la infamia, recién salido de imprenta, antes de la notoriedad, pocos de mis colegas periodistas le abrieron un espacio generoso, esto en plena Fiesta del Libro. En cambio, cuando ganó el premio, ahí estaban todos buscándolo, como el “gran escritor antioqueño”, ahí si querían entrevistarlo. 

No sé si él lo recuerde, pero con ese episodio siempre reflexiono sobre la suerte de “oportunismo” cultural que existe en el sector, mucho más en Medellín que en otras partes, porque con todo lo que aquí se dice de los “rolos”, en su tierra jamás vi tanta inapetencia por las apuestas ajenas.

Por eso, ir a ver cómo se desarrollaba el III Encuentro de Artistas Grabadores, en la Bodega Comfama, me recordó el coro de esa canción popular tan sonada “Tres veces te engañé”, cantada por tríos, cuartetos, duetos, conjuntos y hasta por la ronca Helenita Vargas y la Paquita La del Barrio. Porque, si tres veces algunos pensaron que la apuesta del maestro Félix Ángel no iba a funcionar, me alegra decirles que tres veces estuvieron equivocados. 

Y solo les voy a dar tres, entre muchas más razones, para que sigamos con los tríos, que son tan deliciosos:

Primero, el innegable talento de los creadores. La riqueza visual está en la diversidad y había de dónde escoger. Vimos desde figura humana y paisaje hasta textos en las producciones de los grabadores, pasando por la naturaleza, la geometría o la arquitectura. Fue entrar a una exposición de jóvenes, en su mayoría, que conversaba perfectamente con la maestría de quienes durante décadas (casi medio siglo en algunos casos) se han dedicado a este oficio.

Al mismo tiempo, los artistas presentaron tensiones políticas, como una obra que hablaba del perico, o piezas que revisaban la protesta social reciente que vivió este país. Nos mostraron su mundo onírico, su interés por el pequeño formato con micro-obras, su detenimiento en el manejo del color y hasta cómo son de buenos vendiendo, hablando de su trabajo o retomando el legado de la familia. ¡Que placer encontrarse con la hija del maestro Fabían Rendón!, con su taller encantador y su lucha por el legado de este gran referente del grabado en Colombia y Latinoamérica.

……..

Segundo, vale la pena la idea de “encontrarse”. No hay mejor excusa que el arte para “encontrarse”, por eso el comité organizador (liderado por la maestra Victoria Ortiz) exalta mucho el nombre del evento, porque es un Encuentro, no una feria, no una muestra, no una exposición, es una oportunidad para que converse un sector y eso, que muchas veces no se capitaliza, es muy valioso en una ciudad como Medellín, que no tiene otro evento de artes visuales de gran formato. Intentos o remedos, como la versión paisa de la Feria del Millón, tal vez, quieren reunir, congregar, sin alma, sin “encontrar” profundamente y en ello es necesario reconocer la calidez de un evento para encontrar y dejarse encontrar. 

Un evento de ciudad debe ser, sin duda, una excusa para que las personas se unan a través de una práctica común. ¡Que honor que en Medellín la gente se encuentre con un oficio tan bello, histórico y potente como el grabado!. 

Es un encuentro con la historia visual de la ciudad, con la escena local y nacional, porque hubo visitantes, pero, sobre todo, con los grandes amigos, que hace algún tiempo no veíamos, a muchos de ellos los conocemos, precisamente, gracias a las artes. Y es un encuentro con la contemporaneidad, con lo que pasa hoy.

……..

Tercero, el ambiente que propicia públicos. Con pretencioso que es el sector de las artes visuales (no me lo invento), el encuentro es una luz de inclusión y respeto por las diferencias. Y, al ser a veces tan excluyente el sector, normalmente un evento de arte sacrifica públicos, muchas veces por sus altos precios de venta, desde la taquilla hasta obras de miles de millones. Esto no pasa en el Encuentro ya que, primero es gratuito, segundo apela a la libertad de niveles adquisitivos, ya que es el papel uno de los formatos más asequible en el arte, y tercero cuenta con un ambiente relajado, sin excederse, en el que hasta las mascotas son bienvenidas. 

De esta manera, con una búsqueda de la diversidad, de la sencillez y al mismo tiempo de la bohemia, la Bodega de Comfama le queda muy bien como epicentro, por ese enfoque juvenil, urbano y colaborativo que ha consolidado el espacio. El Encuentro llegó con fuerza, con gran acogida al Perpetuo Socorro, luego de comenzar su primera edición en Parques del Río y pasar a la virtualidad en su edición dos, por la pandemia.

La idea de gratuidad pura y dura, que ya la Alcaldía de Medellín ha casi que obligado en sus eventos y que todavía merece que debatamos; se cambia en el Encuentro por la de “experiencia”, porque un café, algo de comer, una cerveza, una calcomanía, o una obra en el mejor de los casos, son las opciones que la experiencia ofrece, para todos los presupuestos, como posibilidad de apoyo económico.

……….

La ñapa no puede faltar: que bien tener en el centro del evento, en la mitad, una agenda académica, una posibilidad para conversar, enseñar y aprender, de la mano del gran moderador que es Carlos Marín y lo valiosos que fueron los expositores de talleres de grabado del país, colectivos y académicos. 

Segunda ñapa: maravillosa la participación de nuestras facultades, sobre todo la demostración de grabado que hizo la Escuela Débora Arango, permitiendo a los asistentes usar los implementos propios del taller de un artista grabador para crear su propia obra y llevarla a casa. 

Tercera ñapa: otro gran momento estuvo a cargo del profesor Augusto Solorsano y sus estudiantes de la Universidad Nacional sede Medellín, quienes, en vivo y en directo, imprimieron un xilograbado de gran formato.

“Tres veces te engañe, tres veces te engañe, tres veces te engañe

La primera por despecho

La segunda por capricho,

La tercera por placer”…

Que no los engañe el grabado, señores dirigentes culturales, empresariales y artistas escépticos de Medellín. Un llamado al Encuentro.

Compartir artículo

También podría interesarte

En Escena

La ministra Ariza

La actriz, dramaturga, poeta y gestora cultural colombiana Patricia Ariza será la ministra de Cultura de Gustavo Petro. Orgullo y respeto para la más importante creadora escénica de este país.

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. ORTIZ Uribe Maria VICTORIA

    Daniel, y colaboradores. Gracias por esta visión del III EAG, maravillosa descripción de lo que hubo allí, de lo que se vio con esta expresión artística creativa desde los jóvenes a los maestros
    Un abrazo. Me encantó verte x un segundo, lastima que no tuvimos oportunidad de hablar, que gran apoyo tu visita.
    Abrazos
    Victoria Ortiz

  2. Daniel, haces un completo análisis de los sucedido en el III EAG 2022 en Bodega Comfama del barrio Perpetuo Socorro de Medellín. Vale la pena insistir en este tipo de eventos que en verdad tienen la categoría de encuentros para entablar amistades, reencontrarse después de tiempos de ausencias, intercambiar obras, sentir las ideas y proyectos de los artistas invitados, ver las demostraciones de tantos grupos que nos ilustraron con calidez y amabilidad sobre las ricas posibilidades que tiene el grabado.
    El público no fue precisamente un protagonista, pero aún así los que visitaron la Bodega, se llevaron agradables sorpresas y seguro que difundieron entre sus familiares y allegados, estas modalidades de hacer arte.

  3. Julio Sampedro

    Este es un aporte que fortalece mucho nuestra labor.

Deja una respuesta