Hablar de diseño en colombiano

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Mujeres-tejedoras-en-el-Cabo-de-la-Veja,-La-Guajira

Hablar hoy de diseño en Latinoamérica es una constante. Los medios, los médicos, los administradores, las familias, quieren tener y vivir el diseño. Pero, cuando se abren preguntas como ¿cuál es el diseño Latinoamericano? o ¿cuál es el diseño colombiano?, o al menos de Medellín, se genera una intriga. David del Valle, director de la feria Medellín Design Week, reflexiona al respecto.

El diseño de Colombia cuenta con características diversas, no es lo mismo el clima en Santa Marta que el de Bogotá, los Llanos Orientales, Antioquia. En un país se definen materialidades, posibilidades industriales, niveles económicos y necesidades a solucionar. Definir el diseño de Colombia es una cuestión de contexto no de forma o materia, entender esto y aceptarlo ayuda a entender el objetivo de los diseñadores a la hora de desarrollar diseño, ya sea de objetos, comunicación, vestuario, pensamiento.

El trópico nos habla de qué somos, como dice el arquitecto Camilo Restrepo Ochoa en su texto Las formas de la transición: “un lugar de condiciones de convivencia y negociación, de uso intenso pero temporal, no climatizado mecánicamente, de constitución híbrida y socialmente porosa”. Cuando aceptamos esto, se abre una ventana a la realidad para entender el diseño, así como la reflexión de lo que podemos presentar como respuesta a las anteriores preguntas.

Pensar en la realidad del entorno nos hace pensar en las oportunidades como habitantes, en no copiar un contexto impropio que no aporta información para desarrollar una conversación sobre lo que podemos aportar al diseño.

Los diseñadores deben enlazarce con las realidades, aceptar la riqueza con las que viven como contexto, conectarse con lo internacional, pensar global y actuar local. No es quedarse en su entorno y no salir al mundo, es salir con contenido permeable a diferentes regiones en Latinoamérica.

Ya es hora de hablar menos del movimiento de la Bauhaus, la línea de Italia, el pensamiento escandinavo, el constructivismo ruso, para comenzar charlas del diseño del Caribe, del Llano, del trópico, de la sabana, del Pacífico. Responder a la pregunta del diseño colombiano y de sus regiones, no verlo como un problema o enigma que no se puede responder.

: Mujeres tejedoras en el Cabo de la Veja, La Guajira.
Crédito: Juan David Padilla Vega

Es hora de comenzar a valorar el contexto local, sus realidades, para no ser remplazados fácilmente y darle sentido a este oficio, encontrar las posibilidades materiales, las oportunidades de maquila, la capacidad y voluntad de compartir estas experiencias con el medio internacional hará que no solo aquí pongamos en textos lo que significa el diseño colombiano, sino compartir éstas historias en el contexto internacional, construyendo un pensamiento colectivo pero sincero de lo que es el diseño colombiano.

Compartir artículo

También podría interesarte

Deja una respuesta