Otraparte, la casa de un escritor del futuro

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
OTRAPARTE-GALERIA5

En alianza con Comfama, presentamos las historias de los emprendedores de Antioquia. Esta es la del Centro Cultural Otra Parte.

“A pesar de esta abrumadora tristeza, pondré contención y arte (alegría) en mi vida. Ese es el imperativo categórico: alegrarnos y alegrar a quienes nos rodean”.

Con estas palabras, el Centro Cultural Otraparte se anticipó, el 16 de marzo, a la suspensión de actividades presenciales en su territorio, como medida de protección frente al Covid 19.

Dicha anticipación a las disposiciones gubernamentales respondió a un interés por el ser humano y por su destino, rasgos que Gustavo restrepo Villa, director de la Corporación Otraparte, destaca como fundamentales en un espacio que respira la obra del pensador y escritor Fernando González. 

“No hay que olvidar que nuestra razón de ser es Fernando González y cuando hablamos de él estamos hablando de una obra, una obra que es riquísima en temas: la filosofía, la literatura, la historia, la sociología y todo eso hemos querido que se refleje en nuestra actividad cultural, porque desde el principio nos propusimos tener un centro cultural con proyección internacional”.

El director habla en plural y relata tres hechos ocurridos en 1999, hitos que dieron vida a la Corporación y se convirtieron en antecedentes del territorio Otraparte como se ve hoy.  En primer lugar, el viaje de Simón y Fernandito González a Chile, donde conocieron el Centro Cultural Gabriela Mistral, regresando convencidos de la necesidad de abrir la Casa Museo de su padre y convertirla en un parque cultural al servicio de la comunidad. 

Panorámica de la Casa de Fernando González. Fotos cortesía Otraparte.

Ese mismo año, Restrepo Villa, quien para entonces era un coleccionista de la obra de Fernando González, decidió publicar un sitio web como homenaje al autor envigadeño  y lo  estructuró en cinco temas: ideas, vida, obra, voz e imagen.

Para entonces, el gestor cultural Sergio Restrepo Jaramillo había fundado Stultifera Navis (La nave de los locos), un centro cultural ubicado en el Barrio Mesa de Envigado. Allí, con la curiosidad, la creatividad y el talento de artistas y gestores como Luis Miguel Rivas, Hugo Mejía, David Lopera, Lucía Estrada, Mauricio Quintero, Luna Arias, Darío Valencia y Eladio Cañas Restrepo; construyeron un proyecto que le heredó a Otraparte iniciativas como el Cine andariego y una carta gastronómica que trasciende el menú para convertirse en mapa de los afectos, de las vivencias del Brujo de Otraparte.   

Todo comenzó en el 99

1999 fue el año en el que el viaje a Chile, la página web de un coleccionista y Stultifera Navis se convirtieron en antecedentes del 2001, cuando Simón González, tras la muerte de su hermano Fernando, acudió a sus sobrinos Lucas González Flórez y Pedro Ángel González para poner en marcha la creación de la Corporación Otraparte.

Lucas y Pedro conocían el trabajo de divulgación que adelantaba Gustavo Restrepo en su página y lo invitaron a trabajar en el proyecto de creación de la Corporación. Tras un año de trabajo, quien hasta entonces era un coleccionista de la obra, se perfiló como director de la Corporación y convocaron a la asamblea de constitución, a realizarse el 10 de abril de 2002. 

Nuevo edificio de Otraparte.

A la convocatoria acudió Sergio Restrepo Jaramillo con parte del equipo de Stultifera Navis y, desde entonces, se conformó lo que Gustavo describe como “una amalgama de la vida de Fernando González, la vida mía, la historia personal, el archivo de la Casa Museo y La Nave de Los Locos”.

Desde entonces, Otraparte se han encargado de preservar la pluralidad del espacio, dice su guía: “nosotros tenemos que ser coherentes con el espacio que habitamos, esta, además de la casa de Fernando, es el hogar de doña Margarita, de Simón, de Fernandito, de los nadaistas, de Alberto Aguirre, María Helena Uribe de Estrada, Marta Traba, Tomás González, Félix Ángel Vallejo, el Padre Ripol, Carlos E Restrepo y todos los que han llegado después: artistas, escritores y visitantes que han pasado por el salón de esta casa”.

En 2019 cumplieron el sueño con el que Fernando y Simón llegaron de Chile. Inauguraron el edificio que alberga el Teatro y la Biblioteca; recintos que, integrados a la Casa Museo y el Café (2006), conforman el Parque Cultural y Ambiental Otraparte.

Después de 18 años de la creación de la Corporación, Otraparte es una empresa cultural, un referente integrador, un buen ejemplo de emprendimiento, que además del Café de Otraparte, cuenta con marcas propias como el sello editorial y el Café Otraparte, producto presentado en 2019, enfocado en apoyar la caficultura y la economía artesanal. 

El Café de Otraparte, un punto de encuentro del arte y la cultura.

El equipo estaba listo para celebrar, este 24 de abril, los 125 años del nacimiento de Fernando González, en medio de presencias memorables y una agenda de actividades con el territorio Otraparte como escenario de la celebración.  Sin embargo, con el confinamiento llegó el cambio de planes: se aceleró una iniciativa en la que Restrepo venía trabajando, actualizar el sitio web de Otraparte (www.otraparte.org) y darle mayor dinamismo “sin olvidar que es la página de un escritor creada para lectores”. Con la actualización, Otraparte tendrá la posibilidad de programar una agenda cultural en la que la conversación virtual tenga cabida y se puedan adelantar proyectos como la presentación de la primera reedición de Retrato vivo de Fernando González, libro publicado por Félix Ángel Vallejo, en 1982.

Gustavo sabe que llegará el momento de la apertura y el encuentro, que la voz y el pensamiento de Fernando González están más vigentes que nunca, porque siempre ha estado convencido de que “Fernando González es un escritor del futuro”. 

Llegará el momento de caminar, de volver a Otraparte y completar la cita del Viaje a pie, publicada aquel 16 de marzo:

“¿Qué más propio del organismo humano que vivir al aire libre, respirarlo en toda su pureza, beber agua viva, comer los alimentos que nos ofrece la tierra, sin intervención del arte? Caminar es el gran placer para el cuerpo, pues todo está hecho para ello”.

Compartir artículo

También podría interesarte

Junín
Calle

Juniniar con tapabocas

Juniniar, ese verbo que se inventó en Medellín para nombrar lo que significa ir a recorrer la tradicional calle Junín, no se conjuga igual con tapabocas. Así es trasegar el Centro, en tiempos del Covid-19.

Deja una respuesta