Andrés Avendaño hace danza con investigación del movimiento

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Si bien Andrés Felipe Avendaño afirma que la coreografía tiene un alto grado de fisicalidad, él siempre ha alentado a sus pupilos a que ejecuten sus movimientos, ante todo, con especificidad, enfoque y pasión.
Crédito: Cortesía del artista

Un estilo estimulante, que fusiona la danza contemporánea europea, americana y latina, así es el trabajo de Andrés Avendaño, otro de los protagonistas de las artes escénicas locales que fue invitado a Medellín tras bambalinas, espacio pensado por la Revista Papel y el colectivo cultural Kompanio.

Andrés Felipe Avendaño Suárez es un paisa que se dejó atrapar por el arte de la danza hace algunos años. La pasión con la que comunica emociones con su cuerpo es única, el amor con que él interpreta cada melodía contagia a todo público.

En este arte, él ha logrado destacarse con su talento y con el trabajo que realiza desde su Compañía de Danza Contemporánea H3.

Avendaño Suárez nació en Medellín y pasó la mayor parte de su infancia en el barrio Guayabal. De su niñez recuerda que “el contacto con lo artístico era muy poco. Iba al colegio y me iba bien, tenía hobbies como la música, tocaba guitarra y compartía mucho con los vecinos y amigos del barrio, con quienes jugué a la golosa, a las escondidas, un poco de fútbol” y todos los otros demás juegos callejeros que se ven tradicionalmente en los barrios de la ciudad.

Después de graduarse del colegio, Andrés Felipe ingresó a la Universidad de Antioquia a estudiar ingeniería industrial, y a mitad de la carrera decidió formar parte del grupo de teatro de la Facultad de Ingeniería del Alma Máter, bajo la dirección de Víctor Morales, experiencia con la que empezó a incursionar en el mundo del arte, para terminar enganchado con el teatro, en un primer momento.

Cuando tenía 18 años, se encontró, además, con la danza. Un arte con el que, de inmediato, empezó a conectarse, y mucho, lo que llevó a que siempre tuviera reclamos de sus dos profesores por practicar ambas, pero aseguró que, por lo aprendido en estas dos líneas de las artes escénicas, ahora entiende cómo y por qué se complementan mucho.

Este artista no siente a la danza como una vocación, dice que ella más bien, lo encontró a él, “se tropezó conmigo y no contaba con que yo era una persona demasiado testaruda, empecinada, entonces no la volví a soltar desde que llegó”, confesó.

Sobre su profesión, él es muy claro: “Nunca dejé la ingeniería, lo que hice fue transformarla en lo que ahora desarrollo desde la danza. Una universidad te facilita los conocimientos y la capacidad de análisis, cuando ejercí la ingeniería llegaba a la empresa y decía que no sabía nada, pero lo que sí sabía era que tenía una capacidad de análisis y eso se aplica en la carrera y en la vida misma, en esta parte del arte también he podido aplicarlo”, explicó.

H3, un proyecto exitoso

Andrés Felipe Avendaño Suárez es el fundador, director general y coreógrafo de la Compañía de Danza Contemporánea H3; colectivo cultural y artístico que en este 2020 ajusta 10 años, tras gestarse en el 2010 como un proyecto de tres amigos, quienes decidieron crear y proponer esta empresa cultural.

Fue así como este artista creó su compañía al lado de Jonathan González y David Muriel, quienes continúan vinculados a este proyecto en sus procesos artísticos y creativos. Este grupo inició con la obra Hombres de una ciudad ausente, la cual dio el punto de partida a lo que ahora se conoce como H3, un proyecto que se ha convertido en un colectivo que gesta un proceso más de investigación y creación en el movimiento.

Su obra artística se ha perpetuado con esta compañía, con la que además ha obtenido varias becas de creación en la capital antioqueña, al igual que ha participado en eventos nacionales e internacionales, como lo son el Encuentro Internacional de Danza Contemporánea Endanzante VI, la Temporada Internacional de Danza Contemporánea DanzaMed y la Cuarta Bienal Internacional de Danza de la ciudad de Cali, todas las anteriores de 2019. También, fue becado, en ese año, por el Ministerio de Cultura, con la creación Amargo.

En su historia como danzante, Andrés Felipe se ha desempeñado como docente, de la Licenciatura en Danza en la Universidad de Antioquia, con lo cual ha podido transmitir a los jóvenes todo lo aprendido, porque además tiene el honor de haber sido formado con varios maestros locales e internacionales. También, tiene larga experiencia como coreógrafo.
Igualmente, fue director artístico de la Compañía A Puro Tango, director coreográfico de Pirámides en el Desierto con el espectáculo de Navidad de la Compañía de Galletas Noel.

A la par, se desempeñó como director artístico del Teatro Popular de Medellín, y fue en esta casa cultural que la danza contemporánea se convirtió en parte fundamental de su vida, “más que un lugar, es una familia a la que tuve la fortuna de engranar y pertenecer, a la que entré de la nada y me fui quedando. Así pasaron aproximadamente 20 años”, relató. Además, según contó, allí conoció el verdadero amor, en una mujer muy especial, con la que compartió muchos años de su vida.

De igual modo, continuando con los datos de su carrera artística, Avendaño Suárez ha integrado varias compañías nacionales e internacionales, como Danza Concierto y Danza Relieve en Medellín; el Ballet de la Fundación Julio Bocca, Mitimaes y David Señoran, en Argentina, país en donde también profundizó sus estudios artísticos; al igual que lo hizo en Los Ángeles, New York, España e Israel, en este último país lo hizo con la Kibbutz Contemporary Dance Company.

“Tenemos una danza de admirar”

Este artista concibe al sector de la danza en la ciudad de Medellín como algo “muy potente”. “He tenido la posibilidad de estar en otros países y me he dado cuenta que nosotros tenemos mucho potencial, pero falta un poco más de estabilidad para el artista. Faltan proyectos y una política cultural que puedan dar una estabilidad a los artistas, para que se puedan dedicar solo a eso”, consideró.

Por lo pronto, reafirmó estar enamorado de la danza contemporánea, una línea que ha sido liderada en su mayoría por mujeres y en la que Andrés Felipe ha incursionado con éxito. A futuro, proyecta continuar con las clases virtuales con la compañía H3 y adelantó que se viene gestando algo en lo que se ha trabajado durante esta contingencia por la covid-19, y es que sus integrantes están preparando, cada uno, un solo (concepto de la danza contemporánea que concibe la interpretación en escena como un arte independiente o una danza absoluta); es más, juntos afinan los detalles para empezar a realizar unas temporadas de danza en las redes sociales.

Compartir artículo

También podría interesarte

Deja una respuesta