Acto 9. Mujeres viajeras

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
foto portada acto 9

Las crónicas de una joven soñadora y apasionada por los temas de cultura, con gusto por el arte callejero, el cine y documentales históricos; amante de una buena taza de café, de las letras y la lectura.

(Dedicado a las viajeras)

Las mujeres somos, ante los ojos de casi todas las sociedades, más frágiles, vulnerables e indefensas.

Una mujer que viaja sola corre más riesgos que un hombre. Una mujer que viaja sola “está loca” (probablemente más que un hombre que decide tomar la misma ruta). Una mujer que viaja sola tiene que tomar muchísimos más recaudos, eso escucho decir cotidianamente.

Una mujer que viaja sola, ante los ojos de un hombre que viaja solo, es una afortunada. Y esto no lo invento yo, me lo dijeron muchos viajeros que llegaban a mi lugar de trabajo los fines de semana en Medellín, o que me encontré durante mi camino a Alemania: “Para las mujeres, todo es más fácil”.

Cuando vamos solas, siempre encontramos madres y familias sustitutas dispuestas a cuidarnos en cualquier rincón del mundo (me pasó), cuando vamos solas es mucho más fácil conseguir que la gente local nos aloje en sus casas, cuando vamos solas logramos una conexión más profunda con las mujeres del lugar, aunque no hablemos el mismo idioma (me sucedió hoy), cuando vamos solas y hacemos dedo lo más probable es que nos levanten mucho más rápido que a un hombre (todavía no me animé a hacer dedo sola, pero muchos me aseguraron que es así). Cuando vamos solas, somos nosotras (y nuestro instinto femenino) contra el mundo, para bien y para mal.

Desde que empecé a escribir esta crónica me puse en contacto con muchos periodistas y escritores de diferentes partes del mundo (casi todos parejas, como los chicos de Magia en el Camino y como Tillman y Mao, la pareja de Dusseldorf) y muchos de España, donde esto de ser escritor cada vez se consolida más como una profesión y se reconoce como tal.

Amigas en castillo Bad Bentheim. Foto Yuly Andrea Díaz Duque.

Hará un año y medio, estando en Medellín descubrí un blog con el que me sentí muy identificada: *Trajinando por el mundo*, el diario de viaje de Carmen Teira, una chica española quien, al igual que yo, viaja sola y ya recorrió Sudamérica y parte de Asia.

Cuando la leí sentí, por momentos, que me estaba leyendo a mí misma, y sentí también que, de alguna manera, estaba acompañada. Ya no era yo sola contra el mundo. Después de leer su blog me di cuenta de que éramos yo, Carmen y todas esas mujeres de todas partes del mundo que se animan a viajar sin compañía.

Hace unos días, después de varios meses y mails de por medio, nos fuimos de paseo por varios pueblitos. Nos desvirtualizamos (eso que ocurre cuando dos personas desean un poco de tranquilidad), en ese viaje no paramos de conversar y asombrarnos con pueblos, iglesias y cementerios como un lugar muy verde, con casitas en las montañas, pueblitos medievales (¡Es invierno!).

Está lloviendo, pero qué importa: los dos teníamos que trabajar con mis textos y con algunas consultorías, así que no hubo mejor excusa que esa para quedarnos frente a la computadora y seguir creando mundos virtuales a través de imágenes y palabras.

Total, este mundo en medio de una pandemia, por ahora hay que tomarlo lento (y seguir trabajando con calma en el camino) aun sabiendo que un día de lluvia es, muchas veces, nuestro mejor aliado.

Compartir artículo

También podría interesarte

Literatura

Acto 16. El encantador barrio de pescadores sin mar de Ulm

Una nueva crónica de la @contadoradebuenashistorias o @andreadiazduque . Quien comparte con nosotros un viaje a sus vivencias, mientras desarrolla sus proyectos creativos. Esta vez nos cuenta del barrio de pescadores sin mar de Ulm.

Literatura

Acto 15. Una taza de té

Una nueva crónica de la @contadoradebuenashistorias o @andreadiazduque. Un viaje a sus vivencias mientras desarrolla sus proyectos creativos. Me siento a escribir un viaje que

Literatura

Acto 14. Una tarde, una ciudad: Münster

Una nueva crónica de la @contadoradebuenashistorias o @andreadiazduque. Un viaje a sus vivencias mientras desarrolla sus proyectos creativos. 3:00 p.m. Atravieso la estación central y

Deja una respuesta