Historias desde las Bibliotecas de Medellín

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
49857294633_1ddf35ce18_k

El Sistema de Bibliotecas Públicas de Medellín está realizando el Estudio de Valor Económico y Social de estos centros culturales ubicados en diferentes lugares de la ciudad.

Hola, soy Daniel, tengo 29 años y vivo en la Comuna 10, en el Centro de Medellín. En la Biblioteca Pública Piloto comienza mi historia como periodista y comunicador social, allí pasé muchas horas haciendo consultas, durante mi formación universitaria. Fue gracias a La Piloto que conocí a autores como Manuel Mejía Vallejo, Leila Guerriero y Juan José Hoyos, referentes en mi trabajo. Para mí, las Bibliotecas de Medellín son un espacio de igualdad, donde no importan las clases sociales. El Valor de las Bibliotecas Públicas está en sus puertas abiertas, que nos permiten viajar a universos inimaginados.

Pero mi historia no es la única. Ana María Rivera vive en la Comuna 14, El Poblado, tiene 27 años y cuenta que el proceso de ir y estar en las Bibliotecas Públicas de Medellín: “Es un lugar donde encuentras información valiosa, que te puede servir para abrir la mente, explorar el maravilloso mundo de los libros y tener mayor enriquecimiento en el lenguaje, para poder hablar de diferentes temas con diferentes personas”.

Daniel Zuluaga, usuario del Sistemas de Bibliotecas Públicas, narra que llegó a las bibliotecas “por curiosidad, necesidad de información y escape de la rutina, a tal punto que se volvieron parte fundamental de mi diario vivir, me convertí en voluntario lector del programa Abuelos cuenta cuentos, del Parque Biblioteca Tomás Carrasquilla La Quintana y la  Biblioteca Fernando Gómez Martínez”. Él, quien se dedicó a formarse en la Tecnología en Gestión Bibliotecaria, dice que el valor de las bibliotecas está en que “son una puerta a conocer nuevos mundos, culturas y aspectos que jamás te hubieras imaginado”, e invita a que “se abran a conocer este universo de conocimiento y a que visiten las diferentes bibliotecas”.

Las bibliotecas públicas de Medellín permitieron que quienes no tenían acceso a internet en casa, pudieran disfrutarlo en sus sedes. Fotos cortesía Sistema de Biblitoecas.

“En las bibliotecas yo encontré algo, más allá de ir a hacer tareas: encontré dónde sorprenderme de muchas maneras, fue el primer lugar donde vi muchos más de los animales que podría conocer, la televisión no me los mostraba todos. También aprendí mis primeros términos de mitología, descubrí libros como Mitología griega a lo paisa, que fueron muy divertidos. Allí descubrí la filosofía y la historia, que tanto me apasionan. La información puede estar en internet, pero nunca te va a sorprender tanto como cuando la encuentras en un libro, por eso las bibliotecas son tan importantes en la parte educativa. La capacidad de sorprenderte te la va a dar siempre una biblioteca, no una página de internet”, relata Juan Vásquez, usuario del Parque Biblioteca Santo Domingo Savio.

Alonso Arguello, gestor cultural de la ciudad, del sector de las artes escénicas, cuenta que el Parque Biblioteca León de Greiff -La Ladera- “es una parte importante en el territorio, sobre todo en la Comuna 8, Villa Hermosa, es un espacio de articulación, donde muchas expresiones culturales y artísticas tienen espacio, acceso, a través de sus múltiples programas y su oferta diversa”.

Podrían ser miles las historias que tienen como escenario una biblioteca. Los ciudadanos de Medellín, desde inicios de la década del 2000, comenzaron a descubrir que estos espacios habían llegado hasta sus barrios para proponerles un nuevo reto: el de la lectura, la escritura y la oralidad. Lo asumieron, hoy ellos cuentan que su vida, de una u otra manera, se transformó desde que decidieron visitar las bibliotecas.

Por eso, el Sistema de Bibliotecas Públicas adelanta el Estudio de Valor Económico y Social, una investigación que evidenciará con cifras, conceptos y cualidades qué tan importante es una organización para la ciudadanía y, por tanto, garantizar desde la inversión pública o privada sus impactos y sostenibilidad en el tiempo.

En el caso de las Bibliotecas de Medellín, será una investigación para estimar qué tan valiosos son estos espacios para los ciudadanos. Por ello, además de motivarlos para que compartan vídeos con sus experiencias en las bibliotecas, a través de diferentes campañas digitales; profesionales expertos en economía de la cultura y en áreas sociales trabajan en el Estudio de valor económico y social, que se da luego de un reconocimiento que recibió el Sistema de Bibliotecas Públicas por parte del Programa Iberoamericano de Bibliotecas Públicas, Iberbibliotecas.

Esta medición permitirá valorar el impacto de 26 bibliotecas públicas adscritas a la Secretaría de Cultura Ciudadana. Serán 26 de los 35 unidades del Sistema los que serán evaluados, en cuanto no incluyen a los centros de documentación, porque la investigación requiere homogeneidad en los servicios y las relaciones que tienen con las comunidades. Los investigadores se concentrarán en los parques bibliotecas y las bibliotecas de proximidad.

Además de libros, hay galerías de arte, teatros y espacios para la lectura en las bibliotecas de la ciudad. Fotos Sistema de Bibliotecas Públicas.

Luz Estela Peña, vicepresidenta de Iberbibliotecas, la Red que posibilita que se lleve a cabo este Estudio, ya que entregó un estímulo a Medellín para que lo desarrolle, de la mano de las ciudades españolas de Navarra y Barcelona, cree que hacerlo “es muy importante para la ciudad, porque vamos a reiterar que la fuerza de las bibliotecas está en el valor social, lo que significa una biblioteca en la transformación social y cultural. El Estudio de Valor Económico y Social de las Bibliotecas de Medellín, que se desarrolla con el apoyo de las ciudades españolas de Barcelona y Navarra, va a ser un referente para que otros servicios bibliotecarios de Iberoamérica puedan motivarse a hacer este estudio, así lo reconocen los consejeros de Chile, Ecuador, Brasil, Uruguay, Costa Rica, México y España, entre otros países”.

Ahora, el Sistema de Bibliotecas Públicas seguirá motivando la participación en el Estudio, mientras espera la próxima apertura del Parque Biblioteca Nuevo Occidente, ubicado en el sector Lusitania, entre San Cristóbal y Robledo, para reafirmar entre los ciudadanos el valor de las bibliotecas de Medellín, que consolidan desde 2006 un Sistema de Bibliotecas Públicas que está conformado por 35 unidades de información, ubicadas en puntos estratégicos de 16 comunas y cinco corregimientos. 

Finalicemos contando que, el pasado 2019, el Sistema de Bibliotecas Públicas de Medellín recibió un total de 3.812.054 visitas, lo que da cuenta de porqué son tantas las historias que narran a viva voz los niños, jóvenes, adultos y adultos mayores que le dan valor a estos equipamientos culturales, de la Alcaldía de Medellín para los ciudadanos.

Compartir artículo

También podría interesarte

Calle

¿Qué pasa con San Lorenzo?

El Cementerio San Lorenzo, que prestó servicios funerarios por 175 años, iba a ser un parque público, pero hoy no es ni una cosa ni la otra, o sí, es un parque en el papel.

Deja una respuesta