Un placer fugaz

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Truman Capote

Fragmento de la correspondencia privada de uno de los grandes escritores del siglo XX.

Por: Truman Capote (1924-1984)

  • A Leo Lerman y Gray Foy
    Toscana Vecchia
    Taormina, Sicilia
    4 de enero de 1951.

Querido Gray, querida Myrt,

¿Quién es Leo Gray? ¿Algún amigo vuestro? Sea quien sea, nos envió una encantadora felicitación navideña por telegrama y ante todo dadle las gracias. Y querido Gray, gracias también por la tarjeta de Navidad: ocupa el lugar de honor en nuestra repisa.

Espero que el viejo Claus se portara bien con vosotros. A mí me ha traído un jersey fantástico, unos fabulosos guantes, un cheque de 25 dólares y la compilación de relatos del granjero William Faulkner que, si queréis que os diga la vedad, no eran tan dignos de compilar. Un ramo gigante de flores de Pascua hizo las veces de árbol. Comimos pavo relleno de castañas, vino Soave y un pastel de naranja y almendra: nada mal para la salvaje Sicilia.

Al poco, por desgracia, tuve que hacer un viaje de emergencia a Milán y Roma, bastante molesto porque odio tener que salir de Taormina. He aquí a un genuino chico de pueblo. No os creeréis la tranquilidad que rodea nuestras vidas, ni que seamos capaces de soportarla. Estos días hace un tiempo curioso: verano por la mañana e invierno por la tarde.

Pero, la primavera está llegando, campos de margaritas, almendros en flor. Lo más triste es pensar que tendremos que irnos, aunque en absoluto quiero marcharme antes de haber terminado el libro. También había pensado en la posibilidad de que nos visitarías en primavera.

Supongo que debe ser fascinante estar ahora en Nueva York, aunque también algo tétrico. Disfrutando cada noche como si fuera la última, etcétera. ¿Me equívoco? Por aquí no hay un sentimiento real de guerra, o como mínimo no genera tensiones ni temas de conversación. Aunque tal vez sea que no nos veamos con tanta gente.

Pearl está lozana, aunque a veces parece que la haya pillado una helada. Trabaja duro. Me ha gustado el único cuento que me ha dejado ver. Parece que Leo le ha servido de trampolín para inspirarse en el protagonista, pero ahí acaba todo porque realmente no se le parece. Pearl tiene algún escrúpulo y teme que la gente pueda decir que eres tú, y a buena fe que lo harán: los rasgos físicos son los tuyos. En fin, que le he dicho que debería enseñártelo para ver qué opinas, así que quizá siga mi consejo (1).

Por las pocas noticias que nos llegan sabemos que Marylou parece tenerlo todo bajo control. Intuyo que le va a ir mejor. Creo que en un futuro se centrará como es debido.

Jack está bien y os manda recuerdos, como el buenazo de Kelly. A ver si ahora me escribís los dos… cartas larguísimas repletas de cotilleos VULGARES.

Os echo de menos.

Con amor, amor, amor, amor y más amor.

[Colección de la Biblioteca de la Universidad de Columbia]

  1. El relato de Kazin “The Raven” se publicó en Botteghe Oscure en 1952 (vol.9) y la gente no dudó en pensar que el protagonista, Kuney, era un retrato fiel de Lerman. El propio Lerman se sintió gravemente ofendido por algunos pasajes en los que se le describía como un mero listilllo del mundo intelectual. Kazin escribió, entre otras cosas: “Podía decir sin el menor titubeo en qué momento preciso empezó a declinar el revival de James, que Stendhal era agua pasada, Cocteau un plomazo o Genet el genio más nuevo y descarado entre todos ellos… Absorbía como una esponja los cambios de favor y gusto en los lectores, tenía facilidad para barajar con maestría e improvisación clichés sobre los más variados temas, le aterrorizaba quedar algún día como un tonto ante la sobriedad intelectual de otro, y parecía de conocer a fondo a cualquiera que manejase una pluma, un pincel o un piano en Nueva York. Esas eran las mercancías que las editoriales le compraban”.
  • Edición de Gerald Clarke.
  • Traducción de Jaume Bonfill.
  • Un placer fugaz. Correspondencia. Barcelona. Random House Mondadori. 2007. Págs. 241-242.

Compartir artículo

También podría interesarte

Deja una respuesta