La Filarmed le apostó al metal local en Altavoz Colombia 2020

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
LA FILARMED EN EL HOMENAJE AL METAL LOCAL . TEATRO PABLO TOBON URIBE - ALTAVOZ COLOMBIA

El anhelo es que se sigan abordando proyectos en los que lo clásico se funde con el rock y el metal.

Las versiones clásicas de canciones de rock y metal vanguardistas y subterráneas de la ciudad salieron del underground debido al tributo dado por la Filarmed y conviene revisar cómo ha sido la evolución de lo clásico con el rock y el metal en el ámbito mundial.

Contexto

Hubo una época en que en el argot popular la música clásica (inclúyase barroca, neoclásica, contemporánea) compaginaba solo con puritanos, estudiosos y de clase alta quizás, solo para escuchar en teatros de ópera o como música ambiental en sectores de aforo estilizado. Era un catálogo escondido bajo llave, como si fuera solamente para oídos exquisitos, ya que las obras de los grandes renacentistas y barrocos no estaban, por diversas razones, al alcance popular.

Los tiempos han cambiado, y como ha sucedido en la mayoría de géneros musicales actuales, la evolución creativa de nuevas propuestas resulta de amalgamas de ritmos y composiciones de sonidos familiares, que se muestran con otro contexto “contemporáneo y moderno” para marcar las diferencias.

Si nos devolvemos medio siglo, progresivamente muchos músicos de rock que tuvieron influencia de la música clásica, fueron involucrando matices y tonadas orquestales y operáticas a sus proyectos y, voilá, ya teníamos música docta en el rock. Muchos ejemplos en este contexto incluyen a Deep Purple y el Concerto for Group and Orchestra con The Royal Philharmonic Orchestra (1969), los mismos The Beatles en su última etapa (A day in the Life, Eleanor Rigby, For no One), varias composiciones del trío inglés Emerson, Lake and Palmer como el Pictures at an Exhibition (1972), los arreglos de The Moody Blues, luego bandas progresivas como Yes y Jethro Tull por mencionar algunas.

Y cuando la década de los 80s desplaza estas laboriosas y extensas composiciones con la explosión del metal y sus varios géneros, la banda suiza Celtic Frost desconcierta a su público extremo, experimentando con arreglos que incluían violín, coros y voz operática en el álbum To Mega Therion (1987), y posteriormente por géneros del black metal como en el caso de Master’s Hammer. En los noventa con el empuje de gótico y del power metal sinfónico, salieron muchas agrupaciones que abiertamente estaban influenciadas por la música clásica (período del clasicismo y sus referentes hasta llegar a la contemporánea). Usando solo algunos de los muchos instrumentos propios de una sinfónica, las composiciones sí tenían el toque melodioso secundado principalmente por la guitarra, los teclados, las voces operáticas y acompañamientos muchas veces de violines y otros instrumentos de cuerda. Abanderados de este sonido estaban Rhapsody, Nigthwish, Therion, Avantasia, Symphony X, Epica y muchos más.

Y llegó el momento en 1999 cuando el metal comparte con una orquesta sinfónica en todo su esplendor, cuando Metallica toca con los arreglos de la Orquesta Sinfónica de San Francisco (que luego repetirían en 2019), provocando que en adelante muchas agrupaciones de rock y metal ensayaran este formato, como fue el caso de KISS, Deep Purple (nuevamente), YES, Dimmu Borgir, Rage, Epica, Manowar y la lista queda abierta para su exploración.

Entrevista a David Rivera de Tenebrarum

Paralelamente, en nuestra ciudad, los sonidos del rock mundial de los sesenta y setenta influenciaron la creación de bandas como Judas, Nash, Carbure, Kraken, Complot y otras más heavies en los ochenta como Danger, Ekhymosis, Athanator, Tenebrarum y otras más súper heavies, específicamente bandas con sonidos crudos, estridentes y filosofías contestatarias como Reencarnación, Parabellum, Masacre, Agressor y Nekromantie (solo para dar ejemplos que ayuden al contexto, no tratando de dejar agrupaciones por fuera deliberadamente. El metal medallo es muy extenso).

El legado de estas últimas, muchas que continuarían y otras que desaparecieron, es reconocido en el ámbito mundial underground por ser un suceso original, con una explosión musical de metal de alta velocidad que no se había experimentado aún, y que se denominó en nuestro contorno como ultrametal.

La Filarmed en Altavoz Colombia

La Orquesta Filarmónica de Medellín es una institución de mente abierta a los diferentes géneros musicales y enfocados en lo suyo que es la música clásica y contemporánea, pero lleva varios años disfrutando de realizar arreglos de rock al lado de la Fundación 1 + 1 y su banda ensamble, como los sinfónicos de The Beatles (2014), Queen (2015), Pink Floyd (2016 y 2017), Led Zeppelin (2017), Guns n Roses (2019) y el más metalero fue precisamente el de Metallica (2018). Ya superaron la prueba de crear arreglos de rock y la propuesta hacia Altavoz de tocar canciones emblemáticas de nuestro inicio de rock y metal de la ciudad, acompañados por sus propios creadores, fue acogida completamente.

La expectativa estaba en el ambiente, pues ¿cómo sonaría la orquesta ante canciones de ultrametal, rock y metal locales? El resultado generó muy buenos comentarios, tanto en las redes sociales como en el circuito rockero de la ciudad que lo pudo ver en vivo y en directo. Se pasó la prueba inicial beta, y la idea es que no se detenga acá.

Entrevista a Pedro Pablo Arias.

La selección que hizo la Filarmed tuvo el siguiente repertorio de canciones y su respectiva banda:

  • A Forgotten Cemetery (Witchtrap)
  • El Faltón (Carbure)
  • Funeral del Norte (Reencarnación)
  • The Perfect Enemy (Athanator)
  • Lloverá Sangre (No Raza)
  • Solo (Ekhymosis)
  • Enlightenment (Tenebrarum)
  • Escudo y Espada (Kraken)
  • Brutales Masacres (Masacre)

Impresiones de sus músicos

Pedro Pablo Arias, vocalista de Antártica y Titán, tuvo la tarea de cantar El Faltón y estos fueron sus comentarios al Templo del Rock: “Privilegiado por estar al lado de la filarmónica, los arreglos estuvieron muy bonitos, fue una cosa de locos y me encantó en especial haber cantado esta canción, que es un himno del rock’n roll de la ciudad. Son muchos los logros que la Filarmed ha realizado en torno al rock y el director me contó ciertos proyectos que no puedo decir, pero se vienen cosas grandes”.

“Cuando me contactaron para seleccionar el material, pensé en la canción Nexus universalis, pero me dijeron que considerara Funeral del Norte por ser un tema que representaba a la ciudad”, nos contó Víctor Raúl Jaramillo de Reencarnación luego de la presentación. “Me desvelé mucho estos días, nervioso y pensando cómo sería el resultado. Primero se hizo el ensayo con la banda base de guitarra, bajo, batería y cuando llegó el día con la filarmónica, ese primer ensayo no sabía si sentarme a llorar, o quedarme callado y escuchar, eso se sintió brutal, rarísimo”, expresó. Respecto a conservar el lineamiento de la canción, Víctor dijo: “Respetaron toda la atmósfera, los tiempos se trabajaron muy fiel para lo que el tema requería con el arreglo que hizo Andrés Gallo y quedé totalmente complacido, agradecido y es algo que solo se vive una vez y ojalá se volviera a vivir. Sentí el sonido de la música contemporánea, esta canción sin la voz, me recuerda a Stravinski quien es una de mis influencias y varias personas me lo dijeron. Lo importante es reconocer que nos han reconocido”, concluye Víctor.

¿Cómo se sintió Jaime Ocampo de Athanator, con ese cruce entre thrash metal y clásico?: “Muy agradecido con la Filarmed y el trabajo muy brutal en todos los grupos, realmente esta vaina la considero de corte internacional. Sentir una cantidad de instrumentos añadidos a una canción que uno compuso, es sensacional. Es un lujo de unos cuantos pero yo sé que muchas bandas de Medellín se lo merecen”.

Entrevista a Jaime Ocampo de Athanator.

El violinista David Rivera de Tenebrarum, aunque ya ha tenido experiencias con arreglos sinfónicos, no deja de sorprenderse. “Queda demostrado con esto, que la música es una sola, y en manos de la mejor orquesta del país, según mi percepción. Lograron involucrarse por completo hasta el punto de verse la emoción de cada uno de los músicos, desde los violines hasta los cornos. Julio Sierra, el arreglista, y la misma Filarmed entendieron el contexto de cada banda y el viaje en el tiempo a su creación de las canciones”. Tenebrarum ya había celebrado los 20 años en Altavoz 2010 con la Filarmónica y ahora repite para los 30 años de la banda, “fue un honor y fui miembro de la Filarmónica por 11 años, así que ver a mis compañeros es una alegría, una amistad que trasciende los años. Felicito a todos mis compañeros de bandas hermanas, porque esta ha sido una lucha continua, acá no se le ha regalado nada a nadie”.

Definitivamente en el ambiente quedó que esta experiencia podría ser otro inicio de “un encuentro de generaciones para nuevas generaciones”, que incluso muchas personas no alcancen a dimensionar este suceso y hasta se conviertan en detractores del mismo, pero no opacará esta fecha memorable para sus actores y seguidores. Se espera que en un futuro no lejano se sigan abordando estos proyectos donde lo clásico se funde con el rock y el metal.

  • Carlos Mario Agudelo – Templo del rock
  • templodelrockk@gmail.com.
  • www.facebook.com/templo.delrock.9.
  • https://www.youtube.com/user/templodelrock.
Compartir artículo

También podría interesarte

Deja una respuesta