La pandemia le dio la razón a Camilo Valencia en su lucha artística

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Camilo Valencia

Luchar por sobrevivir con una propuesta única, independiente y enfocada a la protección animal. Así ha transcurrido la vida artística de Camilo Valencia, cantautor animalista de pop alternativo.

Hacer música con sentido social, en este caso en pro de la defensa de los animales de todas las especies, de los pueblos ancestrales y del medio ambiente, es el propósito fundamental en la vida de Camilo Valencia; una propuesta con la que se abre camino llevando a la humanidad el mensaje urgente de cuidar la naturaleza, de no cazar más animales, proteger la fauna silvestre y proponer la abolición de toda práctica o tradición que vulnere los derechos de los animales. Ese es el ideal y la meta que persigue con su música.

En entrevista con la Revista Papel, el autor y compositor de Despierta, una canción que se ha convertido en un himno para la causa animalista en Colombia, contó por qué hace la música que hace, el formato que propone y el mensaje que entrega a través de su carrera artística. Además, adelantó detalles de la presentación que tendrá en Circulart, el mercado de las músicas de Iberoamérica, este viernes 13 de noviembre a las 7:20 p.m. Para más información consulta en: Circulart.org/2020.

Parece que la suya es una vocación artística difícil y poco atractiva. Lo cierto es que es una propuesta única. ¿Por qué su interés en evidenciar la importancia del sentido de lo natural y animalista? ¿Cómo le va con ese propósito?

Quiero pensar que el planeta me está dando la razón con todo lo que está pasando. La razón por la cual estamos padeciendo esta pandemia mundial es la mejor evidencia de que el camino es volver a respetar a la naturaleza. No estaríamos en esta situación si históricamente tuviéramos una comunión diferente con el medio ambiente y con los animales. Lo que hizo el planeta fue confirmar lo que muchos artistas venimos diciendo hace muchos años; la humanidad debe volver a conectarse con la Pachamama, proteger los recursos ambientales y debe entablar una relación diferente con los animales.

Hasta el año pasado, antes de entrar en esta pandemia, muchas personas podían pensar que mi propósito era utópico; pero el planeta nos ha dado una lección sin distinción de raza, credo o posición política: “Todos somos iguales sin importar la especie y compartimos el mismo hogar”.

Mi hermano y yo siempre habíamos querido tener un animal de compañía, y precisamente hace 11 años mi madre nos dio su permiso para hacerlo. Cuando llegaron Jack y Jackie a nuestro hogar es como si me hubiera sincronizado con el niño que era antes. A partir de ese momento vuelvo a conectarme con los animales, comencé a entender cómo estábamos acabando con tantas especies y a ver todas las realidades infames a las que sometemos a la fauna doméstica. En ese punto comienzo a hacer música para ellos.

En sus redes sociales, Camilo Valencia postea constantemente imágenes con amigos de compañía.

Siempre presento a Jack y a Jackie como mis maestros y mis hermanos, porque fueron quienes me sensibilizaron, quienes detectaron cosas en mi corazón y en mi ser que no sabía estaban dormidas, me abrieron los ojos y me mostraron, a través de todo el amor que siento por ellos, lo que está pasando con todos los animales en el planeta.

Alguna vez encontré unos videos en internet que evidenciaban como asesinaban a los animales para el comercio de la industria peletera en China (el mercado de las pieles de animales para grandes marcas). Ese día decidí que mi música debía estar al servicio de estos seres absolutamente inocentes con una voz que nosotros no queremos escuchar.

En ese momento me olvidé de cualquier aspiración comercial, porque sabía que mí música no iba a tener forma de abrirse campo en la industria comercial y tradicional. Decidí hacer algo que le sirviera al planeta y que les sirviera a estos seres completamente indefensos. Creo que esa debe ser la labor de un artista, y desde ahí no he desviado mí propósito.

Pero al fin, ¿cómo decidió emprender esta lucha?

Yo siempre he sido muy afín a los temas sociales. En el año 2007 lancé mi primer álbum titulado Corazón Pop, en el cual hablaba sobre la protección a la mujer, la realización de los sueños como un componente esencial para los niños y la juventud, y temas de inteligencia emocional. Siempre he tenido esa tendencia de hacer música con mensaje. Siete años después de ese primer lanzamiento llegan Jack y Jackie y me mostraron el siguiente paso que debía dar. A la vez me di cuenta que somos pocos en el planeta haciendo música y activismo para la protección de los animales; algunos de esos artistas son top en el ámbito internacional, como Rubén Albarrán (cantante de Café Tacuba), Saúl Hernández (Caifanes), Paul McCartney, Miley Cyrus y Moby.

¿Cuál es su fórmula y método para componer canciones con ese sentido de lo natural y animalista?

No soy alguien que compone todos los días. Creo en el mundo espiritual, creo en las musas inspiradoras y en que todas las canciones que he compuesto me las han revelado en algún momento. No me puedo adjudicar todo el crédito. Siento que mi labor es traducir esa energía e información que me llega y convertirla en canciones. Estoy convencido de que el universo y el cosmos nos están invitando a cuidar el planeta.

En algunas temporadas voy absorbiendo información a través de las redes sociales, del internet, de los medios de comunicación y de la realidad de la vida en general, hasta que en un determinado momento las canciones simplemente llegan, evidenciando la conexión entre todas las cosas que vivimos como especie.

Soy muy rápido para componer, y cuando estoy en bonanza pueden bajar 15 o 20 canciones, y luego me lleva un par de meses retomar la escritura. Normalmente necesito descongestionar mi mente y reorganizar la información con la cual construí las canciones.

¿Y cuáles son las canciones que más le piden los fanáticos de Medellín?

El público siempre tiene una canción con la que se conecta más, porque mis canciones no solamente hablan de animales de compañía; tengo canciones que hablan del tráfico de fauna silvestre, sobre los animales de compañía que han fallecido, canciones que propenden por el tema del veganismo, canciones en contra de las prácticas crueles contra los animales como la tauromaquia. En cada concierto las personas hacen suyas alguna canción en especial.

Me atrevería a decir que las cuatro canciones que jamás me pueden faltar son: No te abandonaré, que habla de la protección de todas las especies; Puente, que habla sobre los animales de compañía que hemos tenido que despedir; Despierta, que fue la primera canción animalista que lancé hace ya casi 7 años, y al parecer se ha convertido en el himno animalista de muchas fundaciones y organizaciones no solo en Colombia; y la canción ¿Qué siglo es?, en contra de la tauromaquia, pero que en el fondo habla de erradicar cualquier tipo de tradición que vulnere los derechos de los animales.

En esa vocación de independiente es interesante conocer quiénes conforman el circuito artístico de Camilo Valencia, con quiénes ha hecho su música.

Casi que he tenido el mismo equipo de trabajo desde hace 19 años. ContactoE, empresa de producción técnica de eventos acá en Medellín, ha sido básicamente el eje de mi trayectoria, porque me ha permitido desarrollar todas las ideas de producción en vivo de mis álbumes. Muchas veces compongo pensando en cómo se verán esas canciones traducidas a un montaje en vivo. Esa familia ha sido incondicional, generosa y ha compartido conmigo el propósito.

En mi primer álbum, Corazón pop (2007), tuve el privilegio de trabajar con José Lopera, quien fue el productor de agrupaciones como San Alejo y Pasabordo. Para el siguiente álbum, Liberaciones solares (2014), tuve el honor de trabajar con Juanito Cardona, quien se convirtió en mi productor asociado, y grabamos en Nebulosa Music junto a Jhomer Ríos.

Luego, para el tercer álbum, Luz y planeta (2016), Juanito Cardona y yo grabamos junto a Leo Sierra en Estudio Retro. Para Versiones atómicas (2019), mi cuarto álbum, trabajé de nuevo con Leo Sierra y con Néstor Ramos (baterista español) en Estudio Retro. Este álbum fue grabado completamente en vivo y en bloque.

¿Cómo ha sido artísticamente este 2020 para Camilo Valencia?

Todos los temas en vivo se vieron afectados, entonces tuvimos que sacar mayor provecho de las redes sociales. Si bien ya realizaba muchos eventos virtuales, sobre todo para fundaciones animalistas en otros países, decidimos generar más eventos digitales acá en Colombia para mantener al público conectado.

Me ha exigido mucho más tiempo de trabajo en las redes sociales, que de por sí ya era una labor intensa.

¿Cómo siente que ha podido resistir en este impase global?

El reto ha sido tener paciencia y esperar a ver el rumbo que va a tomar el planeta y el sector de la música en general.

¿Algún proyecto artístico se le truncó a Camilo Valencia en este 2020?

Sí, teníamos una gira organizada en Argentina que duraba dos semanas, y teníamos una gira de tres semanas en México durante este noviembre; esos dos proyectos eran muy importantes para este año y tuvimos que cancelarlos, al igual que todos los proyectos para producir más videoclips en los que estábamos trabajando. Sin eventos e ingresos no pude seguir invirtiendo como en años anteriores.

¿Qué tan valioso es para un artista de su tipo un mercado de la música como Circulart, en el que usted participará, y que se realizará entre el 12 y el 15 de noviembre?

Precisamente, al no tener la oportunidad de rotar mis contenidos en las emisoras y medios comerciales, espacios como Circulart son fundamentales para los músicos independientes.

Para mí es fundamental como plataforma para la muestra de mi música. Pero el componente formativo para mejorar y profesionalizar un producto musical es para mí lo más importante que tiene Circulart.

Este año tengo el honor de haber sido seleccionado para showcases y ruedas de negocios, después de 6 años postulándome una y otra vez; entonces para mí es sumamente satisfactorio. Soy un convencido de que es un espacio absolutamente necesario para los músicos independientes para encontrar una manera de vivir de la música y de realizar nuestros sueños.

¿Qué va a presentar en Circulart?

Será un show acústico en el que interpretaré algunas canciones a guitarra y otras a piano, con un componente audiovisual impactante y coherente con la música que hago y el mensaje que llevo a la humanidad.

Compartir artículo

También podría interesarte

Deja una respuesta