Las historias de Detroit, lo nuevo de Alice Cooper

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
FOTO 1 (2)

Hay ciudades que se vuelven referentes cuando son precursoras de movimientos culturales, ciudades que dejan huella por nacimiento de nichos artísticos con impacto social, y es el caso de Detroit, USA, ciudad que vio nacer a la banda Alice Cooper y a otros varios exponentes de rock a fines de los 60s.

¿Quién es Alice Cooper?

El nombre de Alice Cooper representó a fines de los sesenta una banda de hard rock con cinco peludos que experimentaban con los sonidos del momento. Su vocalista Vincent Damon Furnier adoptó este nombre artístico y desde entonces este apelativo de mujer representaba la pesadilla para todos aquellos estamentos de una sociedad tradicional.

Sus primeros dos trabajos (1969 y 1970) mostraban sicodelia y hard rock, grabados en estudio casi que en vivo, con la idea de hacer algo diferente. El ingreso de Shep Gordon como su manager desde entonces fue el pilar conductor de la banda y Bob Ezrin el que les pulió el sonido a partir de su tercer trabajo Love it to Death (1971). Sus presentaciones en vivo tenían de todo menos orden, eran como ambulantes en escenario salidos de un manicomio y armaban su propio holocausto no comprendido mucho para su época, con un público distante, alerta e impávido.

Sus carátulas de álbumes siguientes mostraban a músicos con postura desafiante y atrevida, o fotos que no eran comunes comercialmente, más bien las boas, el pupitre, los billetes de dólares con sus rostros impresos o la ropa interior femenina que venía dentro de uno de sus álbumes, representaban el salir de lo cotidiano e impactar la escena y la sociedad.

El mismo maquillaje de Alice era escalofriante, las franjas negras alrededor de sus ojos y sus rayas negras que chorreaban de los extremos de sus labios reflejaban al personaje malicioso. Ya los conciertos tenían todo un espectáculo teatral mórbido, sórdido y de horror expectante, con vestidos andrógenos pegados al cuerpo, deshilachados y con altas botas contrastando con los trajes blancos de etiqueta de los músicos. La banda pasaba por facetas ligadas a la temática de las canciones, donde en un entorno musical a dos guitarras, un bajo marcado fuertemente y el pulpo que tenían de baterista, permitía a Alice Cooper representar las variadas escenas donde terminaba ahorcado, o electrocutado o pasado por la guillotina, y al final, el público salía conmocionado expresando, “¿qué pasó aquí?

Para imaginarnos tal impacto debemos situarnos en la época, sin redes sociales, sin internet, con tan sólo revistas especializadas y titulares de periódico contando mutilación de pollos en escena, seducción a las chicas de primera fila, guitarristas enfrentados a puños con Alice, ambiente de sangre y muerte, ¿qué más conmoción podría tener una sociedad que estaba despertando del esquema de paz y amor?

Este es sólo un abrebocas a la primera etapa de Alice Cooper con su banda original que culmina en 1974, pues luego vendría su carrera en solitario conservando el legado de esos años y el mismo nombre Alice Cooper con una variedad de música acomodada a cada época siguiente, ya que hay trabajos conceptuales con arreglos musicales tipo Broadway, su paso por un instituto de recuperación por alcoholismo, su decadencia con droga, pero con álbumes heavies y con tendencias new wave.

Luego su superación personal y recuperación de su núcleo familiar, hasta lograr desintoxicarse a inicios de los ochentas para reiniciar otra faceta con el heavy metal, y continuar hasta nuestros días creando música con base en el hard rock, heavy metal y el rock and roll, con 29 trabajos en estudio y más de 50 años en escena. Como para quitarse el sombrero ante este personaje icónico del rock, pues son contados los músicos activos que llevan este tiempo. Reconocido por muchos, infinidad de seguidores, pero subvalorado y desconocido por otros tantos.

Detroit Stories

El nuevo álbum de Alice Cooper, Detroit Stories, celebra la ciudad en la que nació y que hizo su nombre, lleno de canciones que evocan el espíritu de la escena rock and roll de Detroit de los 60, donde las bandas eran más duras que en cualquier otra ciudad estadounidense. Varias ayudaron a inspirar el punk, otras fusionaron el free jazz y el hard rock y en escena llegaban Iggy Pop, Bob Seger, Ted Nugent, MC5, los Stooges y las estrellas del glam rock como Alice: Cooper y Suzi Quatro.

Al principio, Alice Cooper se ubicaron en Los Angeles, pero no encajaron allí porque su propuesta no era entendida, no era muy racional. Tampoco encajaron en San Francisco, ni siquiera en Nueva York, pero cuando regresaron a Detroit, encontraron el ambiente ideal para su propuesta. Detroit era una ciudad industrial y se le llamó Motor City ya que todo el mundo trabajaba para Ford, Chevrolet o GMC. Los padres de todos trabajaron en la línea de montaje, los niños eran niños de la calle.

Producido por Bob Ezrin, Detroit Stories no se graba con los músicos actuales de la banda, sino que recorre el camino con leyendas locales como Wayne Kramer de MC5, Mark Farner de Grand Funk Railroad, el organista James Shelton y los Motor City Horns. Además, participan Paul Randolph en el bajo y Johnny Bananjek en la batería, todos de la escena de la época. Para este álbum también están Michael Bruce (guitarra), Dennis Dunaway (bajo) y Neal Smith (batería), músicos originales de la primera alineación, a excepción de Glen Buxton quien falleció en 1997.

Hay varias presentaciones de este trabajo que fue No. 1 en ventas en Alemania, con muy buena calificación en el resto de Europa, y llegando a No. 1 en la revista Billboard esta semana. Son 15 canciones que mezclan las raíces de blues, jazz, soul, hard rock, humor y corazón, títulos como Social Debris, 1000s High Heel Shoes, Detroit City 2021, I Hate You, Wonderful World y Don’t Give Up (canción de 2020 sobre la pandemia), te llevan por un pasado que Alice quiso recrear y complementando con otros covers de los artistas Lou Reed, Bob Seger y MC5.

En varias presentaciones se entrega el DVD o Blu-Ray según la versión, con el concierto realizado en 2017 en el teatro Olympia de Paris, que relatarlo acá sería un artículo aparte, y sólo les puedo decir que es un listado de canciones de todas sus épocas, realmente emotivo y visceral, al lado de su banda actual, para tenerlo muy presente.

No tengo duda de que los fanáticos acérrimos de Alice Cooper aceptarán este álbum por lo que es, al estilo musical de Alice Cooper de este siglo, con rock and roll y pasión. Los fanáticos casuales pueden sorprenderse de su versatilidad, pero Alice nunca ha sido unidimensional, ha traspasado barreras, derribado muros y, sobre todo, siempre impactante.

Carlos Mario Agudelo – Templo del rock
templodelrockk@gmail.com
www.facebook.com/templo.delrock.9
https://www.youtube.com/user/templodelrock

Compartir artículo

También podría interesarte

Música

Jesucristo superstar, exposición hippie de Jesús

“Dime lo que piensas de los que, como tú, se sacrificaron para la multitud; Buda, Mahoma y todos los profetas, quedaron o pasaron cual fugaces cometas. Jesucristo, Jesucristo, ¿de qué ha servido tu sacrificio?” Esta es un aparte de la letra de la canción Superstar, que interpreta Judas luego de su muerte, y que refleja las dudas, expectativas e incomprensión de los mensajes dejados por Jesús, el de hace 21 siglos y el contemporáneo.

Deja una respuesta