Lavaive: un tesoro convertido en empresa

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

De una empresa que empaca y comercializa café tostado a una que además ofrece experiencias y capacita, Café Lavaive se abre camino en un sector que en Antioquia genera más de 100 mil empleos.

 

Haciendo honor a sus ancestros, un día Juan Felipe Jaimes Vásquez, paisa de “pura cepa”, de esos nacidos en uno de los pueblos más cafeteros de Antioquia (Andes) quiso emprender. Se juntó con 8 amigos y su esposa con el deseo de hacer una empresa que además de “dejar lo mejor del café” pudiera enseñar “qué hay detrás del café colombiano” porque a pesar de que mucha gente toma ese líquido oscuro y amargo, y es uno de los principales productos de Colombia, no entendía por qué casi no sabemos de él. “Dejar un poco mejor la caficultura que encontramos, con mejores condiciones económicas de mercado en todo el sector” era también uno de sus objetivos, explicó Juan Felipe.

 

Su empresa empezó como todas las primeras empresas de café, explica él, comprando, procesando y vendiendo café tostado, pero antes de su comienzo oficial pasó por varios sucesos. Inicialmente su idea de negocio se llamó AndianLink, “porque éramos el enlace entre los Andes colombianos y los clientes finales”. No pasó mucho tiempo antes de que sus socios decidieran retirarse del negocio, así que quedaron solo Juan Felipe y su esposa, que tenían más entusiasmo que conocimiento, pero eso no los detuvo.

 

Se fueron a tomar fotos a cafetales y a diseñar la etiqueta de “Café del San Juan”, pero ¡oh, sorpresa! Ya estaba registrada ante la Superintendencia de Industria y Comercio. Así que volvieron a empezar, esta vez por el principio: se asesoraron con unos historiadores y encontraron justamente un tesoro en el nombre de su empresa: Los primeros colonos que llegaron al Suroeste antioqueño llegaron atraídos por una leyenda sobre el oro que los indígenas Emberá Chamí habían escondido. “Los indígenas con ancestral sabiduría señalaron LAVA y VE; lava el lecho del río y ve el oro”, reseña la esposa de Juan Felipe en la página web de Café Lavaive.

 

Al principio, como la mayoría de empresas, las ventas eran muy pocas, apenas entre 4 y 6 libras a la semana, que él mismo disfrutaba entregando a domicilio personalmente. Sin embargo, no se desmotivaron, por el contrario, en la medida que fueron creciendo se hizo necesario tomar la decisión de que al menos uno de los dos se dedicara 100% a la empresa.

 

Juan Felipe, ingeniero agropecuario de formación, trabajaba con la Gobernación de Antioquia y su esposa, en ISA. Después de analizarlo bastante, decieron que fuera él quien se retirara de su empleo. Luego vino su especialización en Calidad del Café y posteriormente estudios en la SCA (Specialty Coffee Association), el CQI (Coffee Quality Institute) y cursos de café nacionales e internacionales para estar mejor preparado.

 

En los primeros años tostaban entre 30 y 50 kilos máximo de café al mes. “Ya después de casi 7 años hemos ido creciendo. Vimos la necesidad de un aliado con una capacidad más grande”, aseguró. Y a la par de ese crecimiento, también han surgido otras líneas de negocio.

 

Dar el paso

En 2017 y ante el crecimiento de la empresa, la esposa de Juan Felipe dejó su empleo estable para dedicarse también de lleno a su empresa y a la nueva línea de negocio: Lavaive digital.

 

Actualmente tienen la Tienda de Café, en la que a través de su página web comercializan no solo cafés de origen (Paraíso Doppio, Blue Moon y el Café edición Tradicional), o las jarras typicas y las tazas doble fondo especiales para tomar café, con las que ofrecen una experiencia completa de café colombiano, preparado en una cafetera muy colombiana, sino que ofrecen al cliente experiencias como el Coffee box y “Eso no es un café”, productos muy innovadores que desarrollaron en plena pandemia, gracias a la imposibilidad de continuar realizando catas de café.

 

Posteriormente en 2018, crearon Café Society, una plataforma educativa e interactiva, pensada y dirigida a “coffee lovers” y personas que intervienen en la cadena del café, con más de 200 socios activos a la fecha.

No paran

En Café Lavaive tienen claro el panorama y las cifras y su valor agregado es la educación. Su línea educativa nació justamente por la necesidad de los caficultores de conocer más sobre el café. “Antes de la pandemia la hacíamos (la línea) toda presencial por medio de cursos y conferencias, y ahora tenemos todos los cursos habilitados para que la gente los haga virtualmente”.

Todas las personas que compran sus cafés aprenden algo, asegura. Hoy más de 15.000 personas han asistido a sus conferencias presenciales y más de 4.500 a las online. Además, más de 500 personas han tomado los cursos especializados de café, para formarse en Barismo, Catación y Derivados financieros de café.

Crecimiento constante

Según cifras del Comité de Cafeteros de Antioquia, en el departamento hay 79.000 familias que viven del café, sector que genera cerca de 102.959 empleos. Además, la Cámara de Comercio de Medellín para Antioquia reporta 281 empresas cafeteras registradas, con un promedio de 7 años de creada. De ahí que se venga impulsando el Cluster Café de Antioquia, que busca incrementar la competitividad del sector a través de la generación de valor en los segmentos de café verde y café tostado.

Café Lavaive es una de las empresas que hace parte del Cluster Café, liderado por la Cámara de Comercio de Medellín para Antioquia. Desde allí ha recibido un un apoyo muy importante gracias a los proyectos de alianza región, así como en temas legales, de acceso a mercados y de registro marcario, como en capacitaciones.

Precisamente desde hace 5 años otro de los frentes de Café Lavaive son las exportaciones de café tostado. Gracias a su experiencia en la industria y su red de aliados caficultores en el país, esta empresa antioqueña también ofrece acompañamiento a productores que quieren exportar o a quienes buscan productores de café para exportar a Canadá y Estados Unidos. Dos mercados con gran potencial debido a los Tratados de Libre Comercio que Colombia tiene con ellos, a su cercanía y al tema logístico que permite que el café colombiano llegue en solo 4 días. Antes era una exportación cada 3 o 4 meses, “pero en lo que llevamos de este año llevamos 35 exportaciones de café”, destacó Juan Felipe.

Por otro lado, desde hace más de 6 meses en Café Lavaive vienen estructurando una nueva línea de negocio para asegurar el precio del café a productores y tostadores. Se trata de una herramienta que permite pasar del 95% que corre el riesgo de tener al azar el precio de su cosecha o compra de café al 5% que logra maximizar su utilidad del negocio, proteger el precio y ganar tranquilidad. “Es una línea muy novedosa, de hecho, no existe en Colombia de la manera que la estamos planteando”.

Compartir artículo

También podría interesarte

Deja una respuesta